Voto

A partir del fin de la guerra de independencia, un poco más organizados y de una forma rudimentaria pero ya presente, votar se consagró en la constitución de 1854.

La figura fue tomando su relevante lugar en la organización de nuestro país, de manera paulatina pero irrefrenable.

El otro salto importantísimo de la consolidación del sufragio en México se dio en 1955 cuando se le reconoce legalmente a la mujer esta capacidad. De aquí en delante de lo que se trató fue de que pasara de un rito a un elemento decisorio en la conformación del poder en nuestra república.

De hoy en ocho, lo que estaremos comentando serán los resultados electorales de la que será la jornada cívica a vivir el próximo domingo.

Estoy seguro que habrá sorpresas en los resultados. Las campañas han transitado por regiones tan inexploradas como la alianza que conformaron PRI, PAN y PRD, por un lado; MORENA en su verdadera prueba de fuego sin su estrella (AMLO) figurando en las boletas electorales y el resto de los partidos, MC, VERDE, PES, RSP y FXM aspirando a ser la alternativa en el ánimo y corazón de aquellos que siguen pensando en el presidente Andrés Manuel como un mesías, pero decepcionados de su partido guinda.

Así pues, fundamentalmente la votación se dividirá entre los que consideran que hay una imperiosa necesidad de corregir el rumbo, de generar contrapesos a la tendencia de concentración del poder que es evidente se vive hoy en nuestro país y aquellos que buscan el apoyo al régimen que pretende instaurarse, sin que se mueva una coma de la voluntad del primer mandatario.

Una decisión personalísima, privada y que es mi deseo, transite por el razonamiento y el análisis de lo que cada uno deseemos para el futuro inmediato.

Y sin importar preferencias, lo trascendente es que este domingo 6 de junio salgas, acudas a la casilla que te corresponda y ejerzas tu VOTO.