Un día de huevos en MORENA

Jonathan Villa 8 de enero de 2021

Un día como cualquier otro en Colima: el sol abrasador, quemando apenas te vayas de la sombra; un cielo azul, con tan solo algunas nubes; y manifestantes, identificados como fundadores del partido MORENA en la entidad, diciendo ser pacíficos, pero terminando en actos violentos.

Son las 14:50 horas, estoy parado en la Av. Vicente Guerrero con número 570, una pequeña vía de concreto resquebrajado en el centro de la ciudad, afuera de un inmueble con paredes blancas, portones rojos y un gran letrero en el techo que dice “Morena: la esperanza de México”.

Conmigo hay un grupo de personas con pancartas de todos colores en mano, en ellas las frases varían: “Morena Colima está corrompido”, “En Colima no elegimos a Indira Vizcaíno, fuera PRIMOR”. La gente está soportando este calor colimote, característico de los primeros días de enero: calor que te hace sudar la gota gorda.

Dentro del edifico, que es el Consejo Estatal de Morena, se está ratificando a la exdelegada de los Programas de Desarrollo en Colima, Indira Vizcaíno Silva, como la representante del partido para buscar la gubernatura de Colima. No hace falta ser adivino para saber que los protestantes no quedaron para nada conformes con esta decisión.

Entre los manifestantes hay siete adultos mayores, cuentan haber llegado desde la comunidad indígena de Zacualpan, en Comala, venían para apoyar al contingente, sin embargo, no se ven convencidos de ello. Sus rostros, más que reflejar entusiasmo o decisión, demuestran confusión, están sentados bajo un árbol, y el por qué es contundente: es donde hay sombra.

Con ellos también hay niñas y niños, la escena llama mi atención y termino acercándome. Mi intención es conocer el motivo de su presencia; me presento y llegados al tema sueltan la respuesta al aire: “no sabemos lo que hacemos aquí”. Aunque parezca contradictorio, sí, también empuñaban pancartas.
Me cuentan que esas pancartas se las dieron apenas subieron al autobús que los trajo aquí, donde también venían residentes de Suchitlán y Manzanillo. La verdad, es difícil no creerles, pareciera que estuvieran perdidos; sus pies agrietados confirman su cansancio. 

Entonces, la “paz” que predominaba se convierte en un entorno atípico. Una lluvia de huevazos y ataques verbales inicia, entre ellos se pueden escuchar cosas como: “eres un traidor Mario, eres un traidor”. Todo va dirigido al presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, quien va saliendo de la reunión que encabezaba; con él viene la ya oficial candidata a la gubernatura, Indira Vizcaíno; el presidente del Comité Estatal, Sergio Jiménez Bojado; y el Diputado Local, Vladimir Parra; ninguno se salva de los insultos ni del chaparrón de blanquillos.

Finalmente, cubiertos con las pancartas de los manifestantes a favor de la decisión hecha por Morena y algunas lonas, estas personalidades logran subir a su camioneta e irse del lugar. Aunque todo pareciera haber acabado, no es así, los insultos ahora son entre quienes defienden posturas encontradas: todos de MORENA; son palabras que terminan ascendiendo a agresiones. Golpes, empujones, cascarones por doquier, una señora cayendo, del otro lado un señor en bicicleta la sigue. Sin duda, un día de huevos.

Jonathan Villa
Autor: Jonathan Villa
...
...
Leer más