Todo es un compló

Cesar Barrera 14 de octubre de 2020

Que alguien me explique, ¿por qué si no sirven los fideicomisos y fondos, al ser opacos y corruptos, el presidente le tiene que decir a los académicos, científicos, artistas, deportistas de alto desempeño, que no coman ansias y que no se preocupen porque el recurso les va a seguir llegando?

Ojo: si les llega ya el recurso a estos sectores, como lo confirma el mismo presidente al decirles que no se preocupen porque les va a seguir llegando el dinero, ¿por qué entonces cambiar los fideicomisos? Les llega el recurso, ergo están funcionando. Ahora bien, si han identificado anomalías en algunos fideicomisos y fondos –no lo dudo–¿por qué no corregirlos, mejorarlos, hacerlos más transparentes y eficientes?

Entiendo que no son los fondos y fideicomisos per se corruptos y opacos, sino quienes los administran son los que hacen mal ejercicio de ellos. Ahí está el caso de un fideicomiso con el cual se pagó 19 millones de dólares a una empresa relacionada con Genero García Luna, denunciado por el propio presidente.  

¿Por qué no analizar este caso, ver qué sucedió, qué falló, por qué se dio este desfalco y actuar en consecuencia, por la vía jurídica, pero, también, para mejorar los fideicomisos y fondos y que no se repitan estos actos execrables?

En este tema, pasa lo que con el seguro popular: este programa funcionaba, no era perfecto, pero sí perfectible. Sin embargo, en lugar de mejorarlo se optó por desaparecerlo y poner en su lugar el Insabi, situación que agravó el problema de desabasto de medicinas y la falta de atención a pacientes.

El seguro popular tenía un padrón claro de beneficiarios, más de veinte años adaptándose y mejorándose, pero, sin dar muchos argumentos, solo porque no servía, porque ni era seguro ni popular, lo eliminaron. Y las consecuencias ahí están. Ningún presidente puede pasar por la autoconsideración de los ciudadanos, sin justificar sus actos, y esperar, contrario a la razón, una servil supeditación.

Si en 18 años se quejó de la falta de crecimiento económico, pero ahora hoy estamos sumidos en la peor crisis económica de la historia moderna de México; si lamentó la violencia del pasado, pero ahora ignora el incremento de ejecuciones; si repudia la corrupción de sus adversarios, pero solapa la de sus familiares y sus colaboradores; entonces, ¿qué decir al respecto?

Y el presidente encontró la fórmula perfecta para soslayar estos problemas y muchos otros más. Ya no requiere apelar a los otros datos, sino que todo se trata, ahora, de un “compló”. El complot que maquinan sus adversarios, palabra en la que entran todos aquellos que opinan diferente al presidente, quien solo acepta una lealtad ciega.

Ante esto, me temo que esto de la cuarta transformación no es de lógica ni de pensar; es de adherirse, de congeniar y supeditarse al presidente. Si quiere un estadio de béisbol, está bien; si el objetivo es construir un tren, una refinería y un aeropuerto, genial.

Y si para eso se requiere eliminar fondos y fideicomisos que el mismo presidente, cuando era jefe de gobierno utilizó para construir el segundo piso periférico, pues ni modo. Que estos recursos se vayan apoyos sociales, aunque estos no han disminuido la pobreza, y ésta siga aumentando.

De ahora en adelante, temo, el presidente nos va a recordar que si la economía no crece, que si el desempleo aumenta, que si la vida es más costosa que hace seis años, que si hay menos bienestar, que si la violencia sigue aumentando, que si llegamos a los 100 mil muertos por Covid-19; en fin, que si todo esto es un desastre se debe a este maldito complot.

Dos puntos

En un momento en que la política parece arrodillarse al poder presidencial, la alianza federalista constituye el único contrapeso a la intención del presidente para aglutinar todo el poder presupuestal. Son diez gobernadores, entre los que se incluye Ignacio Peralta, quienes han mandado un mensaje estruendoso: no vamos a ser serviles.

II) La Universidad de Colima se ha consolidado como la institución universitaria más importante en el estado. Por eso el reconocido reconocimiento que le hicieron en el congreso del estado.

Cesar Barrera
Autor: Cesar Barrera
Periodista. Maestro en educación. Analista político....
Periodista. Maestro en educación. Analista político....
Leer más
Cesar Barrera
Autor: Cesar Barrera
Periodista. Maestro en educación. Analista político.
Periodista. Maestro en educación. Analista político.
Leer más