Morir en silencio: Crónica de un suicidio

Morir en silencio: Crónica de un suicidio

Morir en silencio: Crónica de un suicidio

 

Tomó pomadas, pastillas y medicina líquida y se acostó en su cama a esperar; primero sintió un mareo combinado con náuseas. Sentía cómo se desvanecía… pero su cuerpo no se iba.

 

Primer intento

Mi nombre es Mary, estoy en primer grado de primaria, como toda niña me gusta jugar con muñecas, a la “trais” o a los quemados; me gusta juntar piedritas bonitas en el camino de la escuela hacia mi casa, ver la televisión por las mañanas: caricaturas, novelas y los horóscopos del programa Hoy.

No quiero describirme físicamente porque me odio, no quiero que sepas cómo es mi exterior, dónde tengo marcas, dónde están los lunares; no quiero describir mi cuerpo porque quiero sentirlo propio: solo mío.

***

La familia de Mary es originaria de Guadalajara, Jalisco, así que todos los fines de semana iban a la capital vecina. Siempre llegaban a la casa de los papás de Alejandro.

Él tenía 3 años más que Mary, tez blanca y cabello castaño; la primera impresión que da es que es un niño simpático… luego uno lo comprueba. Alejandro es el niño que no sube los codos a la mesa, promedio excelente en la escuela, sabe todos los rezos a Dios.

Pero cuando le hablaba, Mary siempre sentía miedo y su cuerpo se ponía en alerta.

***

Yo tenía seis años, él nueve. Acabábamos de llegar a la casa de mis tíos, fuimos a cenar hamburguesas con papas; esa noche Alejandro le pidió permiso a mi familia para que yo me quedará a dormir con él, mis padres aceptaron.

Recordar duele.

Estaba dormida. Sentí que me estaban tocando la entrepierna, desperté e intenté moverme, pero un brazo no me dejaba; intenté moverme de nuevo.

— Si te mueves, gritas o no te dejas, te mato; es muy fácil matar, ya lo he hecho antes.

No podía pensar, no entendía qué estaba pasando, porqué estaba sucediendo y si realmente era mi primo; sentí sus asquerosas manos en mí, quería darle una patada, lastimarlo para que me dejara en paz, quería que alguien viniera y me sacará de ahí. Él se puso encima de mí,.

— Ahora si abriste las patas. ¿Me vas a decir que no te gusta?, si cooperas, termino más rápido.

No hay nada más feo que llorar ante la impotencia de no poder hacer nada cuando a ti te están haciendo todo.

— Si le dices a alguien ni siquiera te van a creer porque eres mujer. Si dices algo te voy a matar cuando estés dormida. Si dices algo yo voy a negar todo y diré que estás loca.

La impotencia, la rabia y el miedo se apoderaban de mí cada fin de semana.

***

Ella ya no veía la televisión, ni jugaba a los quemados, ni juntaba piedritas de la calle. Su derecho de niñez ya no estaba.

Ella lo tenía planeado, lo único que quería era devuelta su paz, su libertad, que nadie le hiciera daño. Tomó pomadas, pastillas y medicina líquida y se acostó en su cama a esperar; primero sintió un mareo combinado con náuseas. Sentía cómo se desvanecía… pero su cuerpo no se iba.

Su mamá se dio cuenta de lo que estaba pasando, la llevó al hospital rápido y un lavado de estómago interrumpió su muerte.

— ¿Por qué hiciste eso Mary?

— Me quería morir.

— ¿Te das cuenta de cuánto costará esto? No tenemos dinero y tú sales con tonterías de que te quieres morir.

 

El suicidio, problema de salud pública

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que, en la actualidad, cerca de 800 mil personas se suicidan al año.

En México, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las estadísticas de mortalidad de 2017 reportan que, del total de fallecimientos, 6 mil 494 fueron por lesiones auto infligidas, lo que constituye 0.9 por ciento del total de muertes. Con ello, la tasa de suicidios 2017 es de 5.2 fallecimientos por cada 100 mil habitantes.

captura-de-pantalla-2019-11-08-a-las-20-02-31

Desde 2010 hasta 2013 se observó una tendencia ascendente en el comportamiento de este indicador, pero de 2014 a 2017 se ha mantenido estable.

En el caso de Colima, la tasa de suicidios para 2017 fue de 6.3 por cada 100 mil habitantes, por encima de la media nacional.

Es importante que si conoces a alguien en riesgo de suicidio busquen ayuda profesional.

En caso de crisis, pueden llamar vía telefónica al 01-800-472-78-35, servicio de salud mental y medicina a distancia de la Cruz Roja Mexicana. SAPTEL es un programa profesional atendido por psicólogos seleccionados, entrenados, capacitados y supervisados que proporcionan servicios de orientación, referencia, apoyo psicológico, consejo psicoterapéutico e intervención en crisis emocional a través del teléfono.

 

Segundo intento

Escuchar duele.

En la población mexicana hay más probabilidad de que te viole tu papá, un tío o cualquier familiar a que te viole un desconocido.

***

En dos ocasiones trajo a dos amigos para que junto con él abusaran de mí; esas dos veces fueron las peores de mi vida: mi punto de quiebre. Tenía 11 años, dos días seguidos sucedió: viernes y sábado; me violaban uno tras otro. No me sentía ni siquiera una persona o un animal, me sentía nada. Mientras uno lo hacia , los otros dos observaban y se reían.

Yo ya no quería ir a ese lugar jamás, empecé a inventar enfermedades y excusas para no ir, a veces me quedaba en casa de una amiga, pero no era suficiente para poder estar tranquila. Sentía asco, tristeza, odio hacia mi; ni siquiera a él que me había hecho pedazos, todo lo que sentía era hacia mí.

Yo solo quería detener todo esto, yo solo quería ser libre. Tome un cable de luz lo enrede en mi cuello y empecé a tirar más y más fuerte de el hasta que dejé de sentir.

***

Hoy vi a la muerte pasar, la vi y descubrí que era bella, la mire a los ojos y comprendí porque muchos la buscan, vi la libertad y el descanso, la paz esperada y el silencio.

Hoy vi a la muerte pasar, mire sus ojos y comprendí porque muchos huyen de ella, vi la soledad y el vacío, un pasaje hacía lo desconocido, la nostalgia de sentir.

Hoy vi los ojos de la muerte y comprendí que era demasiado tarde para añorar la vida.

 

HAY SEÑALES PARA DETECTAR CONDUCTAS DE RIESGO SUICIDA: ¡PONGAMOS ATENCIÓN!

 

info_suicidio

 

*La crónica presentada es una recreación lograda con entrevistas a familiares de Mary, niña que se suicidó a los once años, y fue elaborada por Indra Mora, Laura Mares y Aly Estrada. El spot de radio y la infografía forma parte del proyecto “Campaña comunicacional para la prevención del suicidio en Colima”, elaborado por Karla Valdez e Indra Mora. Todas son estudiantes de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Vizcaya de las Américas. 

Revista Enfoques

Revista Enfoques