México sin estancias infantiles

México sin estancias infantiles

México sin estancias infantiles

2019 fue duro para los programas de apoyo en México. Un año complicado para las 9 mil 600 estancias infantiles que, en todo el país, se enfrentaron al recorte presupuestal y la modificación en la forma de entregar el apoyo económico para ellas.

El problema de la situación actual, iniciada con la llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador, va más allá del tema monetario, es importante pero no es el único. Lo que realmente está en juego es el futuro de las niñas, los niños y su educación.

Si bien, muchas encargadas de estancias desistieron y tuvieron que cerrar, hay muchas más que no tiraron la toalla y luchan por el noble programa que ha atendido ya a generaciones enteras de niñas y niños. Sonia Jiménez es una de ellas.

Desde hace quince años es encargada de Arcoíris, una estancia infantil ubicada en el municipio de Tecomán, Colima. Nació tras seguir un proyecto personal de cuidado y atención en casa-habitación en 2004. Luego de haber comenzado con seis centros de atención no pasó mucho tiempo hasta que se requiriera ampliarla con cuatro más.

Había logrado mantener la estancia gracias al apoyo que el Gobierno Federal le otorgaba. Apoyo que debía ser distribuido en los rubros necesarios: renta, alimentación, mantenimiento, salarios, y todo lo que se necesita.

18033552_1312441718809901_6146907438114867301_n

“Mantener una estancia infantil no es un negocio, es dar un servicio a la sociedad. Por eso nos preocupamos por mantener siempre activas las medidas de seguridad: dictámenes, licencias, supervisiones. Nuestra preocupación es garantizar la seguridad y el desarrollo íntegro de los niños”, aclara Sonia.

Considera de primordial importancia el establecimiento de una estancia infantil en las colonias. El cuidar a los niños mientras sus padres trabajan o estudian es el objetivo principal. Que los padres tengan la confianza de dejar a los niños en un lugar seguro, con ambientes de aprendizaje y donde se favorezca el desarrollo integral de los niños. Incluso el correcto cuidado de niños con discapacidades.

En el tema económico, se evitan gastos extras como los que puede generar el transportarse a una estancia retirada.

“Hay CENDIS, estancias del ISSSTE y del IMSS; pero no hay muchos centros en los municipios. Y solo es para trabajadoras. Además, las estancias trabajamos diferente. Por ejemplo, nos adaptamos a los horarios de los padres”, recalcó.

Las consecuencias

Sonia Jiménez enfatiza en que las estancias infantiles no son un tema amateur, sino que también se necesita una preparación para poder laborar ahí. Ejemplo de esto, son las constantes capacitaciones recibidas por el personal: de protección civil, primeros auxilios, búsqueda y rescate, entre otras más.

“Tenemos maestras certificadas con el estándar 435 para la prestación de servicios, cuidado y desarrollo integral; el 335 para la educación inicial; y el 334 para la alimentación. No somos personas improvisadas. Por eso, cuando los niños salen de aquí ya saben letras, colores, pintar, etc. Generamos niños sobresalientes, avanzados, talentosos”, reafirmó la encargada.

Si bien se sigue dando un apoyo económico, este no garantiza la integridad del niño, ya que el dinero va a los padres de manera directa, y no siempre es destinado al crecimiento integral de los pequeños.

estancia-infantil

“El padre ya tiene un apoyo y decide sacar al niño, llevárselo al trabajo o dejarlos en la casa. Hay padres que trabajan en el campo y aun así los llevan, ya ha habido picados por alacranes, serpientes, e incluso ahogados”, dijo Sonia.

Que se haya cancelado el programa trae consecuencias en diferentes ámbitos. Afecta a los niños, perjudicando su educación y cuidado. Y afecta a las trabajadoras de estas estancias, gracias a los recortes de personal. También para los padres, quienes tienen que pagar más con el aumento de las cuotas.

Varias generaciones han pasado ya por esta estancia, tanto así que algunos de los atendidos, actualmente ya estudian su licenciatura. Cerrando en 2018 con una cifra de 53 niños, casi alcanzando el límite de 56 espacios disponibles.

“Somos sobrevivientes. Seguimos en la lucha. Damos el mismo amor y entusiasmo de siempre, pero trabajamos con bajo presupuesto”, concluyó.

AMLO lo recortó

El programa de las estancias infantiles se remonta al gobierno del Presidente Felipe Calderón, y se encontraba dirigido a madres o padres soltera/os que trabajaban, buscaban empleo o estudiaban.

No fue hasta 2019 donde el presupuesto del programa tuvo un drástico descenso de alrededor del 50%, pasando de 4 mil 070.26 millones de pesos en 2018 a 2 mil 041.62 millones de pesos. Esto, como plan del Presidente Andrés Manuel López Obrador para reducir la corrupción, argumentando que meses antes se habían encontrado irregularidades en las estancias.

Aunque, por otra parte, este argumento se ve totalmente opacado por las declaraciones de la Exdirectora de Estancias Infantiles, Clara Torres. En una entrevista por Carlos Marín en el Asalto a la Razón, acusó al Gobierno Federal de haber cancelado el programa por una simple razón: no seguir ciegamente al presidente. Y es así como el programa pasó a ser una amenaza política.

Clara Torres declaró: “Lo único que teníamos documentado era 1.5 por ciento de irregularidades en estancias, era el programa mejor evaluado. Eso fue una mentira para disfrazar que lo veían como una amenaza política para la 4T y se llevaron entre las patas a 329 mil niños”.

En Colima, eran 147 las estancias que se mantenían gracias al programa. Sin embargo, la Diputada Federal del PAN Liduvina Sandoval, mencionó que ya ha habido diez suspensiones definitivas para que el gobierno les restituya los recursos con los que trabajaban hasta el año 2018.

78389259_10157635718325833_2904875519759613952_o

En una entrevista con EstaciónPacífico.com la panista detalló que los recursos que han avanzado fueron promovidos por los padres de familia, principalmente de Colima, Manzanillo y Tecomán, y estos amparan a todos los niños inscritos en las estancias en las que se han ganado las sentencias definitivas.

Casos de éxito

Josué, quien perteneció a la primera generación de la estancia infantil Arcoíris, hoy cursa su licenciatura y tiene 20 años de edad. Su opinión respecto al tema es clara, segura y firme.

Asegura lo beneficioso que le fue acudir a esta. Por las herramientas que le ayudaron a su crecimiento académico y social. Así como la excelente atención que se le proporcionó. Agradeciéndole a la estancia todo el conocimiento, valores y habilidades que le fueron impregnadas mientras sus padres trabajaban para hoy día, poderle pagar sus estudios.

“Las estancias infantiles son de suma importancia. Apoyan a familias de bajos recursos para que puedan salir adelante. […] Es necesario que este programa esté activo, muchas instituciones dependen completamente de él”, concluyó.

Kimberly, quien igualmente pasó por dicha estancia y ahora cursa la educación secundaria opinó: “Está mal que hayan quitado el programa porque los niños son muy bien atendidos, y algunos ya no pueden asistir. Los niños ahí siempre estaban muy bien alimentados, siempre salían con una sonrisa por todas las actividades que realizaban”.

Luis González

Luis González

Periodista en formación. Estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UVA Colima.