Las profundidades del internet: nido para pedófilos

Las profundidades del internet: nido para pedófilos

Las profundidades del internet: nido para pedófilos

Esta crónica presenta la historia de la infiltración de un periodista en el mundo de la pedofília, a través de internet. Es un trabajo realizado con fines estrictamente periodísticos.

Conocí a Alejandro en Omegle, una de las páginas de chats randoms donde en el mejor de los casos encuentras a gente común tratando de entablar una simple y vana conversación, por aburrimiento, tal vez. En el peor de los casos, encuentras a alguien como él.

Supe poco de Alejandro, por no decir nada, y me alegro de ello. Sólo sé que es moreno, es de Tampico, y estaría dispuesto a visitarme a pesar de haberle dicho que era de Zacatecas.

– ¿Cuántos años tienes?

-24, ¿y tú?

-13. ¿Te importa?

-No, por mí no hay problema.

Ojalá pudiera ver su rostro mientras escribía, su mirada lasciva, quizá penetrante, roja. Éste era el quinto hombre con el que había podido hablar ese día, por alguna razón u otra, terminaban yéndose ellos o yo.

-Y qué te trae a Omegle, ¿busca de novio o amigo?

– Lo que sea. ¿Estás interesado en ser alguno de los dos?

– ¡Claro que sí!

– ¿Cuál?

– El novio.

***

La revista de psicología y educación EduPsykhé, de la universidad española “Camilo José Cela”, explica el tema en su número “La pedofilia: Un problema clínico, legal y social”.

El término pedofilia (en griego páis significa niño y philia amistad) data de 1890 cuando el psiquiatra alemán Richard von Krafft-Ebing en su obra Psychopathia sexualis describe diferentes modelos psicopatológicos relacionados con diferentes preferencias sexuales.

La pedofilia es una de las parafilias más frecuentes que consiste en la excitación o el placer sexual derivado de fantasías o actividades sexuales con menores prepúberes.

Los criterios para el diagnóstico de la pedofilia según el DSM-IV-TR (2000) son las que se indican a continuación (no debe incluirse a individuos en las últimas etapas de la adolescencia que se relacionan con personas de doce o trece años):

  1. Durante un período de al menos seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con niños prepúberes o niños algo mayores (generalmente de trece años o menores).
  2. Las fantasías sexuales, impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  3. La persona tiene, al menos, dieciséis años y es por lo menos cinco años mayor que el niño o los niños del criterio A.

Dentro de los múltiples estudios que se han realizado sobre el tema, si hay un punto en que los diferentes autores coinciden es en que no existe un perfil claro del pedófilo. El pedófilo puede ser un hombre o una mujer, aunque éstas son minoría; puede ser joven, adulto o anciano; puede ser un persona culta y respetada en su profesión o una persona inculta; pueden ser homosexuales o heterosexuales; suelen preferir a las niñas pero también pueden decantarse por los niños o por ambos sexos; pueden conocer a la víctima (ser familiares o amigos) o ser completamente desconocidos; sus actos pueden ir desde la masturbación, utilización de pornografía infantil, hasta los tocamientos y violación; unos utilizan la violencia y otros sutiles técnicas de manipulación.

***

He vuelto. De nuevo en las profundidades.

La última vez que estuve en la Deep web fue cuando estuvo en boca de todos, el video snuff Daisy’s destruction, alrededor del 2015, un material audiovisual preocupante, horrible, vomitivo. Realizado por la red internacional de pedófilos y asesinos llamado No Limits Fun (NLF), el vídeo mostraba a una niña de preescolar, cuando menos, siendo torturada física y psicológicamente. Capaz de resolverle el estómago a cualquiera.

En la Hidden Wiki, la Wikipedia del internet profundo hay lo que sería una Sección Amarilla de enlaces categorizados: foros, hacks, virus, cracks, drogas y erotismo, o cosas más ligeras como piratería de libros, películas y canciones. Es una página muy fácil de acceder, como buscar tu tarea en Google.

deepweb1292336480-5b0001e2b68acc80f82bd28d8b75c2c3-600x400

***

La página Respuestas Ocultas, versión española de Hidden Answers, es una a la que recurro de vez en cuando, por aburrimiento, información o curiosidad. Aquí hay un post en la categoría de erotismo que me llamó mucho la atención:

“¿La pedofilia es incurable? Desde niño me di cuenta que era pedófilo. Sé que está mal, pero no puedo controlar lo que siento. Sufro mucho estrés por reprimir lo que siento. ¿Existirá un tratamiento para curar mi desviación sexual (parafilía)? Gracias por su atención. Espero sus respuestas. Realmente necesito ayuda.”

Una sensación de sentimiento encontrados me invade. ¿Cómo debería sentirme al respecto? Aunque no sea público, o con su verdadera identidad, ésta persona se confiesa y está consciente que necesita ayuda.

Lo que más curiosidad me da, y contrastando a las personas creyentes de que los navegantes de la Deep web son todos malvados, son las respuestas para este anónimo: recomendándole ir a un psicólogo y mandándole ánimos.

***

Top free site, es una de las páginas superficiales a las que me lleva un enlace en la Hidden Wiki. En la parte superior hay tres imágenes de chicas desnudas con un fondo rojo. Aquí, sesenta enlaces redireccionando a páginas pornográficas, que al dar click a uno abre otros tres. Estar aquí parece entrar en un laberinto. Es la parte superficial del internet profundo.

Suerte, destino, o desgracia, no sé. Tras estar cinco minutos cliqueando y cliqueando y cliqueando llego a una página que instantáneamente me pone mal. Como si estuvieras viendo tu serie favorita y de repente tu personaje favorito muriera. Y me quedo corto.

La página se llama 1 Nudism, en la portada hay once categorías de fotos, cada una representada por imágenes de niñas.

Panties, shorts, skirt, flexible, y baby son algunas de ellas. Entré a baby. Quería saber qué clase de imágenes eran. Imágenes que cualquier madre le tomaría a sus hijos estaban ahí, o incluso fotos de esas sesiones que les suelen hacer. Me vino a la mente Facebook, seguramente el primer lugar donde recolectan éstas fotos.

En una de las fotos de las bebés, un comentario:

“As soon as my step daughters pussy was 4 years old and looked puffy like this I started raping her cunt. She got good at eating all my cum and rimming me at 2”.

Indignante, aterrador, repulsivo. El leer éste comentario me deja sin palabras. Me sorprende ver qué tan corrompidas están algunas personas y qué tan malvadas pueden llegar a ser. Moefoe, como se hace llamar en el foro, me parece un ser despreciable.

pedofilia3

***

NoNudeVille, un diseño simplón, fondo blanco y poco más.

Candydoll 1, 2, 3… es el nombre que más abunda, aquí ya no hay fotos sacadas de redes sociales.

Son fotografías de niñas posando prácticamente desnudas mientras hacen poses sexuales. Unas traen atuendos más sofisticados, como aquellos que venden en las sex-shop, otras usan simplemente su ropa interior.

***

Le pedí a Alejandro su Facebook y nos fuimos a charlar allá. Me sorprendió que era uno creado recientemente y me causó algo de duda de si era real, por un momento pensé que podría ser otro chico intentando hacer una broma.

-¿Puedo conocerte en una foto?

-Sí, pero apenas me iba a meter a bañar, te la enviaré así.

Le envié una foto un tanto explicita que había bajado de internet, ya que quería acelerar el proceso de descubrir si era real o no.

-Que hermosa estás. Se me cae la baba. ¿Si quieres ser mi novia?

-Sí.

Un par de fotos más le hice llegar. Esperando que pronto se fuera una vez que había logrado su cometido. No fue así.

– Oye, ¿pero de verdad no te importa que sea menor que tú? No te quiero incomodar.

– Claro que no me importa eso, para el amor no hay edad.

– ¿Y qué me harías si me tuvieras enfrente?

– Si te haría muchas cosas, pero si te dejaras hacerlas.

– ¿Y si no quisiera?

-Pues te convencería con cariño y todo para que digas que sí. Quiero verte en video llamada.

Me puse nervioso, no sabía qué hacer ni cómo. Puse excusas con el motivo de que me iba a bañar y no quería mojar mi celular, pero siguió insistiendo. Acepté.

Tapé la cámara de mi computador, silencié el micrófono y contesté. Fueron dos video llamadas.

En la primera tenía su cámara enfocando su pene, colgué de inmediato con la excusa de que no sabía por qué no funcionaba mi cámara.

Decidí aceptar una segunda vez, quería, necesitaba ver su rostro. Desmentir si era o no real.

Contesté, esta vez era su rostro. Un hombre moreno que fácilmente podría tener los veinticuatro años que decía tener, tenía su micrófono en la boca y estaba a oscuras.

Colgué, ahora definitivamente. Un último mensaje me llega antes de bloquearlo:

-Yo quiero verte. Amor, haz algo para verte.

cfd67308-0c66-472a-9e76-929d22cb8c43-medium

 

Luis González

Luis González

Periodista en formación. Estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UVA Colima.