Hemodializados: la historia y las estadísticas en Colima

Hemodializados: la historia y las estadísticas en Colima

Hemodializados: la historia y las estadísticas en Colima

Tiene 50 años y en su barrio le dicen “El Perro”. Antes del padecimiento que cambió su vida, se dedicaba a la obra, al trabajo pesado, doblaba fierros para las construcciones. Tuvo que dejar su oficio al tiempo que dejaron de funcionar sus riñones.

José Carlos Montes Montes padece desde hace siete años insuficiencia renal crónica, a causa de una anemia. Ahora vende dulces para sustentar su economía; las ganancias obtenidas las utiliza para contribuir con sus compañeros, que en ocasiones necesitan ayuda.

carlos
“El Perro”.

Su primer tratamiento fue la diálisis peritoneal: “son cirugías en el estómago, meten ductos por el lado izquierdo y derecho, según sea necesario, y te meten una manguera para estar extirpando líquidos, grasas, toxinas; y llegar al grado de vivir de una bolsa”, explica.

El siguiente proceso, cuando dejaron de funcionar los órganos encargados de la limpieza, el equilibrio de la sangre y la producción de hormonas, la hemodiálisis es la alternativa que suple los riñones en su proceso mecánico. José Carlos gracias a este proceso se mantiene con vida.

Sus ojos hinchados y la trombosis marcada en su pecho son parte de los efectos secundarios después de una sesión en el riñón mecánico; a pesar de eso, él está listo, limpio y fuerte con ánimos de seguir trabajando.

Carlos Montes, afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), es atendido en la Clínica SANEFRO, ahí recibe sus hemodiálisis los días martes, jueves y sábado. “Se recibe a más de 100 personas al día”.

hemodialisis
Efectos de la hemodiálisis.

Altos índices de padecimientos renales en el estado de Colima

Las enfermedades renales son la octava causa de muerte en el estado de Colima con 115 defunciones registradas en el año 2016, lo que representa una tasa de .15% de la población por cada mil habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Sistema Único de Información para la Vigilancia Epidemiológica indica que hay 32 mil 189 enfermos en el estado con daños renales por edades: de 25 a 44 años se verifica el mayor índice con 9 mil 798 pacientes entre mujeres y hombres. Los adultos mayores se encuentran en la segunda posición con 4 mil 250, superando a los de la tercera edad que suman 4 mil 208.

Personas con insuficiencia renal por edades de 1 a 65 años, en Colima.
Personas con insuficiencia renal por edades de 1 a 65 años, en Colima.

Las distintas instituciones médicas públicas y privadas que se encuentran en el estado concentran 31 mil 604 afectados.

La que más registros tiene es la Secretaria de Salud (SSA) con una cantidad mayor a las 13 mil personas. El IMSS tiene en su lista a 11 mil 433 personas con padecimientos en los riñones, mientras el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) atiende a mil 784 enfermos. Otras empresas de salud registran 4 mil 994 y el resto de los pacientes no se encuentran registrados en ninguna institución, lo que significa 585.

captura-de-pantalla-2020-02-13-a-las-12-20-20
Pacientes registrados en las distintas instituciones médicas del estado de Colima.

Así puedes prevenirlo

Cuando los riñones fallan, los desechos se acumulan en el organismo, la presión arterial se eleva y el cuerpo puede retener el exceso de líquido y no producir suficientes glóbulos rojos.

De acuerdo a fuentes médicas, la causa más frecuente de la enfermedad renal crónica es la Diabetes Mellitus, seguida de los problemas vasculares.

Los tratamientos de la enfermedad renal buscan hacer el trabajo que los riñones enfermos han dejado de hacer. Por ello, todo tratamiento debe empezar por seguir las recomendaciones dictadas por el médico en relación a los hábitos de una vida saludable y la medicación prescrita.

El Servicio de Nefrología y Hemodiálisis de Hospital Clínica Benidorm propone una serie de recomendaciones para cuidar los riñones y prevenir así la enfermedad renal:

  • Hacer ejercicio  (30-60 minutos al día).
  • Acordarse de beber agua 8sobre todo en personas mayores y niños).
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • Controlar la dieta.
  • Reducir el consumo de sal.
  • Evitar dietas de alto contenido proteico.
  • Evitar alimentos procesados o con aditivos de fosfato
  • Disminuir el consumo de azúcar.
  • Evitar las bebidas azucaradas y carbonatadas.
  • Consumo moderado de alcohol.
  • No fumar.
  • Evitar el consumo de antiinflamatorios, sólo en ocasiones puntuales, siempre bajo prescripción médica.
  • Controles periódicos del estado de salud (especialmente en analíticas de sangre y orina que recojan valores como la urea, la creatinina y la glucosa).

Texto escrito por Jonathan Villa y Malinali Martínez

Revista Enfoques

Revista Enfoques