Filias sexuales y deep web: la increíble función del anonimato

Filias sexuales y deep web: la increíble función del anonimato

Filias sexuales y deep web: la increíble función del anonimato

Un fondo saturado de color rojo, pareciera ser un cuarto de máquinas vacío, en medio, un cuerpo cubierto sobre una camilla.  Tipografía gótica, al estilo del mismo Halloween, como si las letras estuviesen derritiéndose o, sangrando. “RED ROOM” está en la parte superior de la web, debajo, una cuenta atrás que da escalofríos.

El internet profundo, o más conocido como deep web es el lugar donde miles, e incluso millones, entran a indagar en temas más oscuros, perversos, ilegales. Dentro de la infinidad de dominios, hay uno que genera pánico: las famosas Red Rooms que alimentan a los seguidores de los videos snuff, donde un verdugo tortura a una persona hasta la muerte.

La idea de estas páginas es tanto sencilla como aterradora: el espectador paga en criptomonedas para asegurar su identidad, luego, pasa a formar parte del streaming.

Las propuestas para la tortura serán dadas por quienes paguen. Y su participación en mayor o menor medida también dependerá de eso. Si solo deseas ver, puedes hacerlo, pero no gratis.

Estoy aquí, en la página, siento un ligero retortijón en el estómago; no por lo que hay, sino por lo que vendrá. Aun así, lo más siniestro es la facilidad con la que puedes entrar, basta un simple link del internet superficial para llegar, aquella donde buscas tu tarea, donde entras a tus redes sociales, donde los niños navegan.

El diseño de la página es, cuando menos mediocre. Se entiende que su misión no es llamar la atención, o demostrar estética, sino, simplemente hacer negocios. Para quienes administran la página y los eventos, esto no es más que un juego.

“Participa en esta experiencia única en la vida” parece ser su slogan, luego, la lista de precios hace entrada.

Entre mis pensamientos hay una pregunta que gira y gira: ¿hasta dónde llega la humanidad en el anonimato?

deep-web-2

***

Dentro de la deep web hay una regla dominante: la confidencialidad. Los nombres claves abundan, y realmente a nadie le importa quién eres, sino qué buscas.

En el foro Respuestas Ocultas (versión en español del original Hidden Answers) incluso se menciona en una de sus diez únicas reglas: “Nadie está interesado en tu información personal, dirección de email, número de teléfono, Facebook, etc. No lo publiques”.

Sin duda, el anonimato forja a los usuarios de la deep web, les da libertad, privacidad, y la oportunidad de mostrar sus deseos más oscuros, o incluso, para pedir ayuda con ellos.

Dentro del foro hay varias categorías, que van desde lo más ligero y cotidiano como cocina, matemáticas, y política, hasta temas escabrosos como mercados negros, drogas y servicios de identidad. En esta ocasión, la que nos importa es la de erotismo. Donde, hasta ahora, solo tiene 467 publicaciones.

Publicaciones, que van desde fantasías sexuales que podrían tener las personas “normales”, consejos, o aquellos que piden links: “¿Violarías a alguien, cómo lo harías?”, “¿Boards de incesto?”, “Páginas de canibalismo, por favor”.

Claro, solo mencionando aquellas de las que se habla en foros superficiales como este. Si navegamos más a fondo, podemos encontrar páginas de videos snuff, zoofilia, masoquismo extremo, coprofilia, e incluso necrofilia.

Snuffme

Un letrero de aviso en negritas de color rojo es lo primero que se ve, previendo a estómagos sensibles lo que verán. O a los consumidores, advirtiendo que encontraron lo que buscaban.

“Snuffme es un lugar para todo tipo de fetiches sexuales perturbadores y grotescos […] Navega a través de una vasta colección de imágenes de porno snuff, videos porno de gore, y otras extrañas fantasías incluyendo: decapitaciones, desmembramiento, asfixia, extrema tortura, sadismo, ginofagia, canibalismo y mucho más”.

La mayoría de estas imágenes son en 3D: mujeres decapitadas, colgadas, siendo cocinadas. Aun así, las imágenes y videos reales no faltan: “Dangerous Pussy Knife Play with Orgasm”.

Dogsex Rookies

No hay más que explicar. El nombre lo dice todo.

En la página principal hay quince videos, cada uno distinto, pero con la misma miniatura: una chica y un perro.

Raped bitch

Autoproclamada real, esta página se jacta de contener material verídico de violaciones. “Más de 100 GB de material”.  El diseño es simple: fondo gris, letras blancas.

Al inicio, se encuentran las características de los videos: varias víctimas de entre ocho y cincuenta años, material que no has visto antes, violaciones grupales, mucho material snuff, y no solo niñas, sino, niños pequeños.

Welcome to hell

Su material va más dedicado al gore. Mostrando material de la matanza de Columbine, la caída de las torres gemelas, etc. Sin embargo, tiene solo una sección titulada: fetiches.

Ahí, cinco volúmenes de lo que pareciere ser una serie: Gusomilk. En cada uno de los videos el patrón es el mismo, un grupo de chicas asiáticas se defecan y orinan entre sí. Haciendo pequeñas variaciones como penetrarse con comida para luego ingerirla. Cada video dura, como mínimo, una hora.

Entrar a este tipo de páginas es ridículamente “sencillo”. El trabajo se centra en encontrar el link, y que dicha página no esté cerrada. Ya sea porque no fueron rápidos ante la policía cibernética, o porque sí lo fueron, y se mudaron.

Hay decenas más de páginas, sin embargo, para la mayoría se necesita un pago. Una membresía, para conseguir esos videos llenos de perversiones humanas. Que, sin duda, se hacen en el anonimato.

***

Encontrar un perfil psicológico de estas personas es complicado. Ya que no hay una exactitud en ellos, sino una aproximación basada en criminales preexistentes. Sin embargo, los estudios que más resaltan por doctores en psicología, revistas de neuropsiquiatría y psicopatologías son los de los pedófilos y psicópatas. Los cuáles serán el punto clave de este ensayo como método de referencia.

Pedófilo

La pedofilia es un trastorno sexual que se encuentra inmerso en las parafilias sexuales donde el placer viene de fantasías, impulsos exitatorios o comportamientos. Y el anhelo de cumplirlas.

Dentro de este grupo podemos encontrar ambas caras de la moneda: quienes no les importa su padecimiento sino entran en alerta terceros, y quienes se sienten culpables, lamentables y piden ayuda.

Específicamente, la pedofilia es el deseo sexual por niños. Ya sea por medio de la desnudez, fotografías, masturbación, sexo oral, vaginal, anal, o penetración.

La Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, explica la pedofilia en su artículo escrito por Eduardo Bieber Viola, Perfil psicosocial del Pedófilo.

Donde se distinguen tres tipos de pedófilos:

  1. Pedófilos: Adultos que escogen como objetos sexuales a niños de 12 años o menos.
  2. Hebéfilos: Adultos que escogen como objetos sexuales a adolescentes de más de 12 años.
  3. Infantófilos: Adultos que escogencomo objetos sexuales a niños

Y, según el Dr. William Masters, una de cada cuatro niñas y uno de cada siete varones serán abusados sexualmente antes de que cumplan los doce años.

Ahora bien, hablando del perfil, hay ciertas características generales mencionadas en el artículo: El 80% de estos son hombres adultos, casado, puede que busque empleo o sea voluntario en lugares relacionados con actividades infantiles, tiene biblioteca de pornografía infantil como método de retención o para recordar eventos, solo por mencionar algunos.

Luego encontramos la psicología del personaje. Donde se debe de mantener algo claro, al pedófilo no le atrae el cuerpo infantil, sino lo que la niñez “simboliza, la baja capacidad de dominación.

Enrique Echeburrúa, reconocido psicólogo español argumenta que, “Si el joven se excita con estímulos atípicos, como imágenes infantiles, puede acabar asociando placer sexual con niños”, por ese motivo es que esta patología comienza en la adolescencia y quienes la padecen lo ven como algo normal.

Psicópata

Científicamente, la psicopatía es definida como: “Un trastorno de la estructura de personalidad fruto de una conformación anómala de rasgos temperamentales y caracterizales que puede expresarse con desajustes comportamentales diversos”.

En el trabajo publicado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, David González, y personal del cuerpo Nacional de Policía, Rosalina Rodríguez, titulado “Psicopatía: análisis criminológico del comportamiento violento asociado y estrategias para el interrogatorio” se intenta llegar al perfil de un psicópata.

Recordando, que factores para este tipo de perfil son totalmente generales, encontramos varios: sin autocontrol, precocidad antisocial, relaciones cortas, encantador, narcisista, manipulador, sin sentimiento de culpa, insensible, etc.

Ambos perfiles tienen una cosa en común: trabajan mejor desde las sombras. Esto explicaría la falta de preocupación que sienten las personas al trabajar bajo el anonimato. Sintiéndose más libres, poderosos, y satisfechos. Con la posibilidad de expresar sus opiniones, quejas y gustos. Gustos que, tarde o temprano, y bajo una máscara, terminarían revelando quiénes somos en verdad.

Que los animales no son tan animales como pensábamos.

deep-web-3

***

El evento anterior aún se encuentra en venta. Lo que pareciera ser otra grabación snuff producida en Higashikurume, Japón, tiene un precio de cien dólares luego de haber sido puesto con un cincuenta por ciento de descuento.

Los precios de la Red Room se dividen en tres “rangos”: espectador, comandante, y maestro.

El rango espectador, solo tiene libres dos puestos. Su participación es nula. Con un costo de 0.1 BTC ($18,095 pesos mexicanos), podrás ver.

Para el comandante no se especifica qué tanto podrá hacer, solo que “será el maestro”. Con un precio de 1 BTC ($180,959 pesos mexicanos) y solo un vacante.

Al ver el siguiente puesto, siento un escalofrío recorrer mi columna. Más preguntas rondan en mi cabeza: ¿quién? ¿cómo? ¿por qué?

El rango maestro que, realmente será el “gran maestro” es solo uno. Con un valor de 2 BTC ($361,919 pesos mexicanos) ya está reservado.

Regreso a mirar la cuenta regresiva. Hoy, 25 de febrero de 2020 a las 12:47 am, sigue funcionando.

Y, dentro de tres días, veintidós horas y trece minutos, alguien será torturado hasta la muerte.

Revista Enfoques

Revista Enfoques