¿Están llegando menos recursos federales a Colima?

Cesar Barrera 7 de enero de 2021

La pregunta es importante porque si el gobierno federal está canalizando menos recursos a la entidad, en ese sentido, está desatendiendo al estado y si, por el contrario, están llegando más participaciones federales, entonces algo no está bien en el tema financiero del gobierno estatal.  

De ahí la importancia de responder esta pregunta con la fuerza de la razón y la evidencia de los datos, hechos y realidad, y para eso hay que hacer las preguntas adecuadas y así llegar a las respuestas correctas.

La pregunta no es si llegaron más recursos en el 2020 que en el 2019, sino más bien si el gobierno federal cumple con el dinero que le tiene que mandar al estado, de acuerdo a lo proyectado en la ley de ingresos aprobada por el congreso de la unión.

Y es que de nada sirve que a Colima le hayan llegado 500 mdp más, producto del trabajo de fiscalización del estado –comparado con el 2019–, si en el 2020 no llegó lo programado, que al final de cuentas fue lo que pasó: la ley de ingresos programó un recurso en el 2020 de 6 mil 247 millones 759 mil 989 pesos de recursos vinculados a fondos de recaudación federal participable y sólo se pagó 5 mil 986 millones 407 mil 109 pesos, lo que representa 103 millones 668 mil 816 pesos menos a lo programado para ese año.

Pueden decir que sí, llegó 0.9 por ciento más el año pasado comparado al 2019, pero las metas, proyectos y acciones del 2020 son muy diferentes a las del año antepasado. El gobierno no puede trabajar pensando que le va a llegar más dinero que el año pasado y darse por bien servido, cuando lo que espera es que se cumpla con el presupuesto proyectado para el ejercicio fiscal vigente.

De eso se han agarrado los defensores y representantes de la cuarta transformación, sin pensar y dejando de lado que la comparación es forzosa y contraproducente. Es un argumento que se desvirtúa en el momento de actualizar los ingresos contra los gastos versus la inflación.

Y así, en números absolutos, 2019 comparado con el 2020, resulta que hubo un decrecimiento del 0.1 por ciento, esto teniendo en consideración los datos que ellos utilizan para ponderar este supuesto cumplimiento del gobierno federal en tema presupuestario.

Vuelvo a lo mismo: la pregunta central es si el gobierno de López Obrador está cumpliendo con enviar los recursos proyectados al estado, y no, no lo está haciendo. Por eso, durante el 2020 y 2019 se activó el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), un mecanismo que actúa de manera extraordinaria cuando la recaudación es baja y se incumple con los ingresos proyectados que la federación debe mandar, por ley, a los estados.

Si el gobierno de AMLO está mandando más recursos a las entidades, como aseguran los simpatizantes y representantes de la 4T en Colima, ¿por qué entonces este fondo, en el 2020, compensó la caída de más de 423 millones de pesos de fondos vinculados a la recaudación federal participable, de acuerdo a datos de la misma SHCP y la Unidad de Coordinación de Entidades Federativas (UECF)?

Lo anterior acredita que el gobierno de AMLO no cumplió con lo proyectado, que están llegando menos recursos de los programados en el 2020, pues se marcaba un ingreso vía fondo general de participaciones (el más importante de los fondos vinculados a la Recaudación Federal Participable) de 4 mil 292 millones 701 mil 703 pesos, pero sólo se pagó 3 mil 894 millones 448 mil 408 pesos. Es decir, no se pagaron 398 millones 253 mil 295 pesos del fondo general de participaciones programados para ese año.

Ah, pero dicen los defensores de la 4T, sí está cumpliendo el gobierno federal porque en el 2020 llegaron un poco más de 500 millones de pesos en comparación del 2019. ¿Llegó más, no? Y con eso, aseguran, no importa si no se cumplió con la ley de ingresos del 2020, si cayó más de un -9% las participaciones federales, si bajó un -4% los fondos vinculados a la Recaudación Federal Participable (RFP) o si se activó el FEIEF.

Qué importa todo eso, porque el asunto es no reconocer la realidad: no reconocer que la economía no crece, que la violencia está en aumento, que el desempleo no baja, que la pobreza aumenta. El asunto es, sistemáticamente, negarlo todo y mandar al diablo la realidad.

Así se la gastan nuestros amigos de la cuarta transformación. Y basta ver lo que está sucediendo: cuándo había pasado que no se le pagara a los trabajadores de contrato de la SE o del poder judicial, esto a pesar de que el ejecutivo cumplió con darles lo que les correspondía conforme al presupuesto 2020. Requerían recursos extraordinarios, pero ya no había para eso, como en otros años. Durante toda la administración de Ignacio Peralta no había pasado esto, hasta el segundo año de gobierno de AMLO.

Dos puntos

Por si fuera poco, no se informan bien los defensores de la 4T, son malitos hasta para eso: los 570 millones de pesos que dicen recibió más Colima en el 2020 a comparación del 2019, fueron producto de un trabajo del Estado para regularizar todos los impuestos retenidos de Impuesto sobre la Renta (ISR) de ejercicios anteriores, adeudados tanto en el magisterio como en el sector salud.

De este trabajo de fiscalización y cumplimiento de obligaciones fiscales, el estado obtuvo más de 400 millones de pesos. De no tomarse en cuenta este trabajo de fiscalización y de ISR, en el balance contable, es visible claramente la disminución de las participaciones federales, pues para el 2020 se programó un ingreso de 6 mil 247 millones 759 mil 989 pesos y sólo se pagó 5 mil 986 millones 407 mil 109 pesos. 

Cesar Barrera
Autor: Cesar Barrera
Periodista. Maestro en educación. Analista político....
Periodista. Maestro en educación. Analista político....
Leer más
Cesar Barrera
Autor: Cesar Barrera
Periodista. Maestro en educación. Analista político.
Periodista. Maestro en educación. Analista político.
Leer más