Crisis acondicionó presupuesto 2020

Crisis acondicionó presupuesto 2020

Crisis acondicionó presupuesto 2020

Esta semana el titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas, Carlos Arturo Noriega García, entregó a la legislatura local el paquete fiscal que incluye el presupuesto 2020, tanto la parte de los ingresos como los egresos; es decir, lo que el gobierno piensa gastar: los programas que dotará de techo financiero para el próximo año.

Es de destacar, en ese sentido, que el próximo año, como lo han sido los tres anteriores de la administración de Ignacio Peralta, se mantendrá sin crear nuevos impuestos o aumentar los ya existentes, una medida que resulta muy positiva para la economía de los colimenses, sobre todo en este escenario adverso de la economía nacional, la cual está al borde de la recesión.

Si bien se estima un ingreso para 2020 por 17 mil 024 millones de pesos, 6.14% menor que lo estimado en este 2019, cuando se proyectó un ingreso de 18 mil 137 millones de pesos, esto se debe en gran parte a la crisis del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuya capacidad recaudatoria ha disminuido considerablemente, quizá por la recesión económica en ciernes.

Si mal no recuerdo, es la primera vez que el gobierno de Ignacio Peralta prevé un presupuesto menor que el ejercido con anterioridad, pues siempre mantuvo un alza significativamente. De hecho, en el 2018, tuvo un aumento considerable, de casi el 15 por ciento, de los recursos de libre disposición, integrados tanto por recursos federales como los propios de la recaudación estatal.

Lamentablemente, las malas decisiones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como la cancelación de Texcoco, la caída de la inversión pública y el debilitamiento del estado de derecho, ha generado más desconfianza en los inversionistas, lo que a su vez impacta en el crecimiento económico.

No es casualidad, en ese sentido, que desde que asumió la presidencia Andrés Manuel la economía sólo creciera marginalmente un 0.1 por ciento. Se tenía, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), 38 trimestres consecutivos con tasas positivas de crecimiento, por lo menos hasta el tercer trimestre de este año, cuando retrocedió la economía 0.4 por ciento en julio-septiembre del 2019 en comparación con el mismo periodo del año pasado.

En el acumulado de enero a septiembre, la economía mexicana registra una parálisis total, con crecimiento económico del 0.0 por ciento, lo que constituye su peor desempeño para un mismo periodo desde la crisis financiera global del 2009. Ante este escenario, al gobierno del estado no le quedó de otra más que ajustarse a la realidad y prever un presupuesto menor que el de este ejercicio fiscal.

En construcción de un presupuesto no entra la esperanza ni el discurso político, sino ceñirse a los indicadores y estadísticas, a los números y a las cifras. Afortunadamente, este presupuesto 2020 no recortará ni afectará áreas prioritarias, como es la seguridad pública, salud, educación y desarrollo social; esto a diferencia del gobierno federal, que ya anunció recortes en el programa de Prepa en línea, al grado de desaparecerlo.

Lo anterior es un claro ejemplo de cómo pueden afectar las decisiones del presidente a las demás entidades. Si bien Colima fue una de las pocas entidades que tuvo un crecimiento económico, superior al 2 por ciento, es difícil que siga mejorando ante el adverso escenario económico nacional. Ojalá que el presidente comience a tomar buenas decisiones.

Dos puntos

Acudan a la feria de Colima de todos los Santos. Pasen un momento con sus familias y amigos. Estos espacios son adecuados y propicios para fomentar la cultura y las actividades artísticas, indispensables en la regeneración del tejido social.

César Barrera

César Barrera