Colima sin ver llover, ¿por los cañones antigranizo?

Colima sin ver llover, ¿por los cañones antigranizo?

Colima sin ver llover, ¿por los cañones antigranizo?

Pareciera que este año la temporada de lluvias en Colima no se ha presentado como debería, provocando altas temperaturas, sequías y daños a los cultivos. ¿Los cañones antigranizo son los culpables?

 

Por: Laura Mares e Indra Mora

 

Una nube de forma nimbus se posa bajo el sol de colima, la temperatura baja dos grados celsius, el viento empieza a llegar de la parte norte del estado. Algunas personas miran al cielo con la esperanza de una gota de agua, las chicharras empiezan a sonar por doquier y de repente la nubazón se esfuma, las chicharras se callan y la esperanza de lluvia queda perdida.

Comienza la lluvia y con ella los estruendos. Uno, dos, tres estallidos, tan potentes que un foráneo podría pensar que se trata de un sonido que proviene del cielo. Los colimenses en cambio ya no se asustan, aunque sí hay algunos bastante enojados. El ruido no proviene del cielo, sino de un cañón que se cree inhibe la lluvia.

La tecnología de los cañones antigranizo data desde principios del siglo XX, aunque en Colima parece ser nueva. Estos artefactos funcionan mandando una onda de choque a la velocidad del sonido, sembrando a grandes cantidades yoduro de plata en nimbus para destruir el granizo.

El cañón consiste en una cámara de combustión con una salida tronco cónica, de 6 metros de alto con una abertura de aproximadamente 60 centímetros colocada en posición vertical. Para ser efectivo, el sistema debe iniciarse de 30 minutos antes de la tormenta.

Sin embargo, estas son teorías sobre su operación, pues no hay un sustento científico que lo avale, las instituciones académicas lo han catalogado como un producto milagro o ficticio, ya que el objeto existe, pero su efectividad no es comprobable.

Existen otros métodos como sembrar yoduro de plata en las nube a través de una avioneta, generando menos neblina, más lluvia y menos granizo, este método está comprobado científicamente, pues ha generado lluvias en lugares con sequías y beneficia a los grandes cultivos. Actualmente los países que más han implementado este método son China y Estados Unidos.

El granizo: el enemigo

De acuerdo al artículo “Variabilidad espacial de la lluvia por efecto de un sistema antigranizo”, publicado en la Revista fitotecnia mexicana: “el incremento ligero de la temperatura puede propiciar mayor cantidad de lluvia en regiones húmedas, pero una mayor cantidad de lluvia está estrechamente relacionada con la formación de granizo. La formación de granizo se asocia principalmente a un enfriamiento homogéneo de nubes convectivas”.

Es decir, el granizo es uno de los principales enemigos de los cultivos en tiempos de precipitaciones, ya que puede llegar a destruir héctareas enteras de plantaciones, rompiendo las hojas, tallos o perforando los frutos, pero eso no es todo, después de los daños y heridas causadas a la planta, ésta entra en un proceso de cicatrización convirtiéndola en el blanco perfecto para hongos o plagas.

Eficacia de los cañones es un mito

Las bombas antigranizo llegaron a Colima aproximadamente hace tres años, de acuerdo a fuentes consultadas para este reportaje, sin embargo, no había muchas quejas sobre el uso de este artefacto hasta este 2019, que se empezó a notar de manera drástica la ausencia de lluvias.

“Los cambios climáticos son procesos, para el ser humano observar y darse cuenta de estos procesos, a largo plazo, es muy difícil y cuando logran darse cuenta buscan el culpable más sencillo, en este caso lo más visible y lo más estruendoso”, explica el ambientólogo colimense Álvaro Martínez.

Los mitos son historias imaginarias que alteran la verdad de algo o de alguien dándoles más valor del que tienen en realidad. Ahora los cañones granífugos son parte de la historia o de la realidad de Colima. Sin saber cómo llegaron o cuál es su verdadero funcionamiento, éste artefacto ha tomando más valor que el calentamiento global, deforestación o sequía.

Sin embargo, no hay evidencia de que funcionen los cañones antigranizo o de que sean la causa de la falta de lluvia. Incluso, los resultados de experimentos planeados y realizados en Colima y sus alrededores indican que estadísticamente existe la posibilidad de que la incidencia de granizo disminuya sólo en 35 por ciento de los casos, en tanto que la probabilidad de que se genere más granizo de lo normal es de 65 por cieto.

“Eso que sucede de que de repente llega la nube y desaparece tiene años, minimo unos quince años, a eso hay que agregarle las islas de calor –explica Álvaro Martínez con un mapa de Google Earth–: todas las manchas negras son ríos, en esos lugares se mantiene la vegetación, pero en todas las partes altas se encuentra deforestado, se puede observar que la línea de árboles está muy arriba y en la mancha café , donde estamos, casi no hay árboles, está todo deforestado”.

 

¿Las islas de calor, implicadas?

“Las islas de calor es un fenómeno que se refiere a la presencia de aire más caliente en ciertas zonas de ciudad, a diferencia del que se encuentra en las zonas rurales que lo rodean algunas de ellas están relacionadas a que las ciudades están densamente construidas, el suelo de concreto, pocas áreas verdes y pocos cuerpos de agua, lo que favorece que la radiación solar se disperse más lentamente. los materiales que se usan en las construcciones urbanas, son generalmente oscuros, lo que les permite absorber más energía, la cual van dispersando poco a poco en forma de calor. Este fenómeno, puede llegar a tardar varias horas, lo que mantiene el aire caliente en las ciudade”, explica la doctora Elda Luyando, investigadora del grupo de Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

Clima no se encuentra en sequía , realmente ha estado lloviendo la misma cantidad de agua que hace dos años en estas mismas fechas, solo que el patrón de lluvia ha cambiado: no ha dejado de llover en colima, Colima tarda en ver llover.

Revista Enfoques

Revista Enfoques