Análisis

¿Quién es 4T en Colima?

¿Quién es 4T en Colima?

Así como, en su momento, el Partido Revolucionario Institucional en Colima tuvo una escisión determinante que separó al PRI “del otro PRI”, a Morena en nuestro estado, más temprano que tarde, también les ha llegado una división interna del tamaño de la falla de San Andrés, o sea, que puede ser vista desde la luna. El hecho que más recientemente hizo visible esta separación es la pelea por la coordinación de la bancada morenista en el Congreso del Estado, en la que los diputados Vladimir Parra y Memo Toscano se dieron con todo, intercambiando descalificativos, siendo quizá el más rudo:

Colima con el presidente

Colima con el presidente

Sin duda alguna, la aprobación del 72% para el presidente en nuestro Estado es algo a tomar en cuenta para los pronósticos politicos que conforme pasen los meses se harán mas notorios en los círculos de poder colimenses. Colima se ubica en la quinta posición a nivel nacional en este rubro, lo que da una muestra clara que la Cuarta Transformación está intacta en Colima. El efecto negativo (claramente atribuido a un desgaste político completamente natural, donde el ejercicio del poder tiende a desgastar al gobernante) no se ha infiltrado en el animo de los colimenses. El Presidente López Obrador

Puras buenas intenciones

Puras buenas intenciones

Dice un famosos dicho proverbial que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. De eso se han encargado nuestros políticos, cuyo discurso corresponde más a una retórica ampulosa, llena de fantasías, pero nula planeación y casi nada de método, trabajo y coordinación para cristalizar todo ese florilegio de buenas intenciones.  Y es que nuestros políticos en lugar de endulzarnos el oído y decir un discurso demagógico deberían, ante todo, responder a las necesidades de la población de manera real, concreta, eficientemente, a través de toda una metodología, un plan de trabajo bien organizado. Ahí está, como un ejemplo

Los charros del fin del mundo

Los charros del fin del mundo

Este año 2020 ha iniciado con trágicos acontecimientos: temblores, incendios, accidentes aéreos, erupciones volcánicas y una guerra en medio oriente que parece encaminar nuevamente los horrores de una participación mundial. Muchos ya han citado una frase presumiblemente de Einstein quien desconocía las armas con las cuales se pelearía la tercera guerra mundial, pero sí estaba seguro que la cuarta guerra se pelearía con palos y piedras al hacer referencia del enorme poder destructivo con que cuenta el ser humano. La guerra es negocio para unos, oportunidad para algunos e historia para otros, pero es terror para todos. Llueven comentarios y

¿Qué está pasando?

¿Qué está pasando?

Sin lugar a duda la tragedia acontecida en un colegio de Torreón, Coahuila la semana pasada cuando un niño se disparó contra maestros y compañeros para, posteriormente, acabar con su propia vida; nos cimbró a todos y nos obliga a reflexionar sobre la pregunta que da nombre a esta colaboración. Lo primero que se me vino a la mente fue un acontecimiento similar en 2017 en la ciudad de Monterrey, donde otro adolescente disparó contra otros alumnos y maestra, terminando también con su propia vida.  Estos lamentables acontecimientos nos han sorprendido como sociedad. Hace algunos años creíamos que esto solo